Lo peor de todo no es nada

y todo es siempre lo peor

Vicente gaos

Del libro Paisajes propios y extraños

Hoy es ayer y es mañana.

Hoy es todos los días.

Los muertos de hoy son los de siempre.

Las razones de hoy son las mismas

que las de ayer y de mañana.

La razón no es razón.

¡No hay razón!

Sólo sombras en la oscuridad,

débiles fantasmas que intentan remover

nuestras conciencias apagadas.

Los muertos de hoy son nuestros hijos,

al igual que los muertos de siempre.

Algunos tienen la suerte de morir de golpe

en un minuto, en un segundo.

Otros pasan su vida en agonía lenta,

muriendo poco a poco,

desintegrándose cada átomo de su esencia,

Esperando el consuelo de una muerte

 que no llega.

¡Muertos en vida!

Muertos que ya sólo quieren estar muertos.

Y los muertos de hoy son nuestros hijos

y los muertos de siempre son nuestros hijos.

¡Oh vida! Madre y madrastra.